Más de 200 actividades se desarrollarán del 10 al 26 de septiembre, en el Parque de El Retiro, con Colombia como país invitado de honor

Esta mañana se ha presentado la 80ª edición de la Feria del Libro de Madrid ante los medios. El acto ha reunido a las autoridades locales y autonómicas, representadas por Andrea Levy, delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, y por Marta Rivera, consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, respectivamente. Además del presidente de la Feria, Enrique Pascual, y de su director, Manuel Gil, han participado Luis Guillermo Plata, embajador de Colombia, país invitado de honor, y Rafael Herrador, director Territorial Madrid Metropolitana de CaixaBank, patrocinador oficial.

El denominador común de todos los discursos pronunciados en la sede principal del Ayuntamiento de Madrid, en el Palacio de Cibeles, ha sido la felicitación colectiva por el esfuerzo realizado para hacer posible la celebración de uno de los acontecimientos culturales del año más esperado por el sector del libro, en general, y por la sociedad lectora madrileña, en particular, recuperando su formato presencial.

La COVID-19 impidió que la edición de 2020 se celebrara con normalidad y, si bien todas las actividades que se llevaron a cabo en formato online, la dotaron de una notable proyección internacional, «no es posible virtualizar la erótica que tiene la Feria del Libro de Madrid en cuanto a la relación de autores y autoras con el público lector», ha afirmado Manuel Gil, su director desde 2017. Por ello, las firmas seguirán ocupando un papel nuclear en este evento cultural y ya está confirmado que las 320 casetas de esta edición acogerán un millar de sesiones.

Gil ha hecho un repaso por toda la programación con más de 200 actividades que se desarrollarán del 10 al 26 de septiembre, en el Parque de El Retiro, y con Colombia como país invitado de honor. Destacó especialmente la temática del pabellón de la Comunidad de Madrid —que también patrocina la Feria—, con un contenido gráfico dedicado a las librerías. Quiso también rendir homenaje a su antecesor en el cargo, Teodoro Sacristán, fallecido en diciembre de 2020.

«Para nosotros, además de la Feria del reencuentro, es la Feria del empeño y la determinación de recuperar para Madrid su evento cultural más importante, patrimonio inmaterial de la ciudad y estandarte de la industria del libro. La Feria trasciende a los que la organizamos y visitamos; estuvo, está y estará y era nuestra obligación hacer todo lo posible por que se celebrara». Con estas palabras arrancaba su discurso el presidente del Gremio de Librerías de Madrid y de la Feria del Libro, Enrique Pascual, quien también reconoció el trabajo de las personas que forman parte del equipo organizador, y agradeció a las entidades e instituciones el apoyado prestado.

Por su parte, Andrea Levy ha recordado que por parte del Ayuntamiento «el compromiso con la Feria del Libro es sólido y vigoroso», que es de suma importancia apoyarla, y se congratuló de que Madrid suponga el 43% de la facturación total de la industria editorial de España.

El acto finalizó con la intervención de Marta Rivera. Para la consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid «volver a celebrar la Feria en el Parque de El Retiro es una buena noticia no solo para la industria editorial, sino también para todo el sector cultural y muy especialmente para todos los que disfrutamos de los libros y la literatura».