foro libreros rollupPara el director de la Feria del Libro de Madrid urge diseñar un Plan de Defensa de las Librerías

Manuel Gil formó parte de la mesa redonda ‘Políticas públicas: El fortalecimiento de las librerías y las fronteras del libro’, celebrada el pasado 2 de diciembre en el I Foro Internacional de Libreros. Este encuentro fue una de las actividades dirigidas a profesionales que la Librería Carlos Fuentes organizó en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México).

“Cualquier análisis que se haga sobre la preservación del tejido de librerías es una decisión de tipo político”, afirmó Gil, para quien las cámaras del libro tendrían que dedicarse a favorecer una política en torno al libro que persiga la consecución de los siguientes objetivos:

  1. Desarrollar un Pacto Nacional por el Libro y la Lectura.
  2. Fortalecer las estructuras organizativas que puedan incidir sobre los poderes públicos.
  3. Elaborar un código de buenas prácticas para respetar la cadena de valor del libro.
  4. Concienciar a los poderes públicos para que apoyen la demanda en lugar de subvencionar la producción.
  5. Diseñar un Plan de Defensa de las Librerías que a su juicio debe contemplar tanto medidas de apoyo al libro, en general, como al punto de venta, de manera específica, sin olvidar los aspectos tecnológicos.

Para Manuel Gil, las librerías son ante todo un negocio y como tal tienen que subsistir, pero viven una situación más que preocupante y urge abordar el problema “si queremos tener librerías los próximos años”. Considera que la preservación del patrimonio cultural y del acceso al libro y la lectura tienen que ser producto de grandes consensos en el sector y del convencimiento de los poderes públicos. Gil sugirió en su intervención empezar por la adaptación al caso español del documento, publicado por CERLALC, titulado En defensa de las librerías. Recomendaciones en materia de políticas públicas, gremiales e individuales para el fortalecimiento de las librerías en Iberoamérica, de Joaquín Rodríguez, que aporta una rica documentación sobre los últimos años.

Un fenómeno internacional

El decrecimiento de los mercados editoriales en la última década, el descenso de las tasas de lectura y el desplazamiento de la compra física hacia la compra online son, en opinión del director de la Feria del Libro de Madrid, tres aspectos comunes a todos los mercados europeos. Todos ellos inciden en los tejidos de librerías que han experimentado una fuerte caída en los últimos años. Traduciendo a cifras este escenario, los datos correspondientes a algunos países de nuestro entorno, son: Italia, 11%; Francia, 14%; Grecia, 12%; y Suecia, 20%. “Estamos, por tanto, ante un fenómeno internacional que debería hacer reflexionar sobre qué está ocurriendo en este tipo de mercados”, advirtió.

En España “hemos perdido cerca de 1.000 librerías”, lo cual representa un 16% de nuestro tejido librero. En parte esta situación se debe a la caída de casi un 70% de la adquisición destinada a bibliotecas, comentó Gil, por lo que entre las diferentes medidas que se deberían tomar para la recuperación del sector está la de reactivar toda la política de compra de las bibliotecas hacia las librerías, sobre todo hacia las de proximidad. “Somos un país que produce 80.000 novedades al año, necesitamos las ventanas de exposición que son las librerías. Estas ventanas se están perdiendo” concluyó.