trofeopremioleyendaLos galardones serán entregados el próximo día 22 de noviembre en la Biblioteca Regional de Madrid

Desde la Asociación de Librerías de Madrid hemos comunicado el fallo del Premio ‘Libro del Año’ en sus diferentes categorías. El de Mejor Libro de Ficción ha recaído en Mejor la ausencia, de Edurne Portela, editado por Galaxia Gutenberg; La niña más pequeña de toda la escuela, de Justin Roberts y Christian Robinson, editado por Alba, Mejor Álbum Ilustrado; Transición, de Santos Juliá, editado por Galaxia Gutenberg, Mejor Libro de Ensayo; Lo que más me gusta son los monstruos, de Emile Ferris, editada por Reservoir Books, Mejor Cómic; y Las órdenes, de Pilar Adón, editada por La Bella Varsovia, Mejor Libro de Poesía. El ‘Premio Leyenda’, galardón que reconoce toda una trayectoria, en su edición 2018 ha correspondido al librero Carlos Pascual del Pino.

Los premios serán entregados el próximo día 22 de noviembre a las 21:00 horas en la Biblioteca Regional de Madrid (C/ Ramírez de Prado, 3).

Premio Leyenda

La Junta directiva de la Asociación de Librerías de Madrid, reunida ayer, 10 de octubre de 2018, acordó por unanimidad conceder el ‘Premio Leyenda’ de este año al librero Carlos Pascual del Pino.

Así reza en el acta del jurado:

Mediada la década de los 60 del pasado siglo, Carlos Pascual entra a formar parte de la Librería Marcial Pons, primero en la Jurídica de la calle Bárbara de Braganza, y enseguida poniendo en marcha la Librería de Humanidades de la Plaza del Conde del Valle Suchil, a la que ha dedicado desde su arranque toda una vida, en la que han tenido cabida los proyectos editoriales y de distribución, consiguiendo de manera admirable, pero con enorme esfuerzo, integrar la cadena de valor del libro en una misma estructura empresarial. carlos-pascual1

El trabajo de investigación de los fondos bibliográficos de los catálogos más importantes de todo el mundo, su permanente contacto con el mundo académico, el rigor para dotar a la librería de las herramientas necesarias para cumplir con el oficio librero ante sus clientes, convirtieron a las librerías de Marcial Pons en un referente nacional y universal, y a Carlos Pascual en un librero respetado y querido, de manera muy especial para sus colegas de Madrid.

Queremos señalar, además, la generosidad con la que Carlos se ha implicado en las tareas asociativas de nuestro sector, asumiendo la responsabilidad de presidir el Gremio de Madrid durante cuatro años y también la Confederación de Asociaciones de Libreros de España (CEGAL). Toda una trayectoria que las libreras y libreros de Madrid queremos reconocer con este Premio Leyenda, que reconoce una vida por y para los libros.

Mejor Libro de Ficción

El jurado del Premio Libro del Año decidió conceder el galardón en la categoría de ficción en su 18ª convocatoria a la obra Mejor la ausencia, de Edurne Portela, editada por Galaxia Gutenberg. Según el jurado, “es esta una novela de aprendizaje descarnado a todos los niveles. La autora ha conseguido hacer trascender lo privado e íntimo de la violencia intrafamiliar y ha sabido elaborar sutil pero rotundamente el reflejo (e impacto) que esta tiene en lo público, cultural y social, enmarcándola, además, en un momento de la historia de España que marcó a una generación entera”.

El dolor de los demás, de Miguel Ángel Hernández, editada por Anagrama, es la obra finalista. “Es el grito silencioso de la angustia que lleva al protagonista a apartarse de sus raíces, de su infancia y de sus recuerdos, de todos aquellos complejos que le persiguen hasta ahogarle. Un libro que busca dentro de un dolor que tuvo que apartar involuntariamente para poder seguir viviendo”.

Mejor Álbum Ilustrado

Sally McCabe es la más pequeña de toda la escuela y, además, tiene un don extraordinario: se fija en lo que los demás no ven. Esta cualidad le impide mirar hacia otro lado cuando la crueldad entra en escena. Planta cara al dolor que produce el abuso y la injusticia. “Sally reivindica la fuerza que da la unión y lo relevante que es la actitud para poder cambiar las cosas. La ilustración sencilla, colorida e ingenua, pone el altavoz a la mirada infantil sobre el acoso, esta vez sin excusas y de una forma clara y cotidiana”. Por ello, La niña más pequeña de toda la escuela, de Christian Robinson y Justin Roberts, editado por Alba, “es una excelente propuesta para compartir en familia”, según el jurado. Sus autores, Justin Roberts y Christian Robinson, han sido merecedores del Premio Libro del Año al Mejor Álbum Ilustrado.

Duermevela, de Juan Muñoz Tébar y Ramón París, editada por Ekaré, es la obra que el jurado ha designado como finalista. “La magia de lo cotidiano es la clave de este bellísimo álbum cargado de simbolismo. Un texto casi poético y una ilustración tan innovadora como sugerente, sumerge al lector en un mundo situado entre el sueño y la vigilia. Acompañada por una luz y un amigo, una niña explora la selva inédita de la duermevela. Un mundo que impide dejar de mirarlo y que invita a ser revisitado una y otra vez”, han dicho los libreros y libreras que han valorado esta obra.

Mejor Libro de Ensayo

En la categoría de Ensayo ha sido premiado Transición, de Santos Juliá, editado por Galaxia Gutenberg. El jurado busca premiar, más allá de un libro ejemplar, la trayectoria intelectual y profesional de su autor. “Creemos estar ante la historia definitiva de un período histórico trascendental para entender nuestro presente como país”, ha sentenciado.

“Por ser un panfleto con mayúsculas que busca provocar en todos nosotros la necesidad de que pasemos a la acción del combate intelectual”, designan como finalista en esta categoría Nueva ilustración radical, de Marina Garcés, editada por Anagrama.

Mejor Cómic

En Cómic el galardón recae en Lo que más me gusta son los monstruos, de Emile Ferris, editada por Reservoir Books. Esta obra, ganadora de tres premios Eisner (los Oscar del cómic) en 2018, está ambientada en el Chicago de los años 60. Una joven llamada Karen Reyes, que en la búsqueda de respuesta al misterioso asesinato de su vecina, “lleva al lector por el camino detectivesco pero también del autodescubrimiento, de la reivindicación femenina y de la historia del Holocauso. Es un cómic ecléctico en su forma, imita el cuaderno de dibujo de una niña, y a la vez es un collage de narraciones paralelas a cuál más interesante”.

La obra finalista ha sido Monstress, de Marjorie Liu y Sana Takeda, editada por Norma Editorial, obra encuadrable en un género fantástico diferente. Con un estilo gráfico muy potente, sus dos autoras consiguen llevar al lector a un mundo que escapa de los lugares comunes del género, acompañando a la protagonista en un viaje iniciático en el que va descubriendo poco a poco las particularidades de ese mundo. Esta obra ha cosechado en 2018 cinco premios Eisner.

Mejor Libro de Poesía

Las órdenes, de Pilar Adón, editada por La Bella Varsovia, es el poemario que recibe el Premio Libro del Año en la categoría de poesía en su segunda edición. Son los poemas de una mujer rebelde con el destino y la sociedad que reproduce el papel eterno de la condición femenina respecto al cuidado y sacrificio hacia los demás. “Un conjunto de poemas valientes de lucidez descarnada que remueven la conciencia, que te obligan a meditar y que desde su perfecto equilibrio, consigue que todos comprendamos desde la belleza y el dolor, desde la reflexión y el sentimiento, una historia de hijas y madres, una genealogía de la mujer a través de los ojos de una autora de la que conocíamos su maravillosa capacidad narrativa y que escribe un poemario rotundo e inolvidable que agita nuestras certezas”, ha destacado el jurado.

“La obra de Adón sobrecoge por su lenguaje conciso y arrollador que habla sobre el lugar permanentemente heredado de las mujeres, sobre las órdenes impuestas y la asunción de los roles injustos y las expectativas perpetuas. Una poesía honda e iluminadora que rompe con los tabúes y las certezas impuestas”.

La obra de poesía finalista ha sido Lo seco, de Isabel Bono, editada por Bartleby porque la autora “consigue deleitarnos mediante escenas cotidianas con un verso límpido, esculpido, esencial, donde desde una aparente sencillez describe su realidad a trazos, bellos, amargos, terribles e intensos como la vida misma”, según palabras del jurado.