La tesorería de muchos establecimientos se resiente al no haber recuperado el importe de los materiales servidos a los colegios

Las librerías están financiando la compra de los centros educativos, porque la Dirección General de Becas y Ayudas de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid no ha abonado aún, desde el pasado mes de julio, lo acordado. Este impago está provocando que muchos establecimientos estén “soportando la financiación de un modelo errado desde su salida”, afirma el secretario del Gremio de Librerías de Madrid, Pablo Bonet. Las negativas implicaciones que esta situación tiene para sus tesorerías están claras, dado que “han servido los libros de texto, pero no han cobrado aún por ello”, añade Bonet.

El estado actual de la cuestión es el siguiente:

El Programa ACCEDE —sistema de préstamo de los libros de texto y material curricular de la Comunidad de Madrid, aprobado por el Decreto 168/2018, de 11 de diciembre de 2018 —, que desarrollaría el Acuerdo Marco para el Suministro de Libros de Texto a los Centros Docentes, no ha entrado en vigor este año.

Viéndose abocadas al cierre, ante la imposibilidad de competir en las condiciones que se les exigía como proveedores, varias librerías interpusieron recurso en respuesta a dicho sistema de licitación. “La Consejería de Educación no tuvo más remedio que notificar a finales de mayo a los centros educativos que debían comprar los libros mediante contrato menor por el que podían gastar hasta 15.000 euros que se reembolsarían rápidamente. Si sobrepasaban esa cantidad, debían pedir ayuda a la Dirección General de Becas y Ayudas de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, pero para ese reembolso no concretaron fecha alguna. Lo que las librerías no han cobrado aún son los importes de los libros que los centros compraron por encima del contrato menor”, según palabras del secretario del Gremio de Librerías de Madrid.

librodetexto1

“El pasado miércoles 2 de octubre, nos reunimos con Concepción Canoyra, Directora General de Becas y Ayudas de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, tras solicitar una reunión con Enrique Ossorio, titular de la cartera de Educación, para tratar de solucionar este problema, advierte Pablo Bonet. “Nos prometió urgencia en la tramitación y la liquidación de las facturas pendientes hasta el 30 de septiembre”, explica el secretario del Gremio. Unas horas después dimitía por otro problema. “Las librerías necesitan cobrar ya lo adeudado”, reclama Pablo Bonet, quien también recuerda que las librerías ya habían avisado hace meses de que estos problemas podrían suceder, como el hecho de traspasar la responsabilidad y gestión de compra a los centros educativos y a sus docentes. “Estos han acabado exhaustos y sin la información suficiente para el desarrollo del Programa ACCEDE“, afirma.

Por su parte, las editoriales también avisaron de que no habría libros suficientes y señalaron la importancia de establecer un calendario para administrar los tiempos, situación que no se produjo y ahora se han visto abocados a acelerar los procesos de reimpresión de los libros que faltaban al inicio de curso académico.

Como se ha comprobado, “la implementación de este sistema ha sido caótica y, además, no se informó bien a las familias en su día”, lamenta Bonet.

Del préstamo errado al cheque-libro

Conviene recordar que el sistema del Programa ACCEDE es de préstamo, no de gratuidad. El alumno debe entregar sus libros en buen estado para recibir los suyos.

“Seguimos estando de acuerdo con la gratuidad de los libros de texto, pero a través del modelo del cheque-libro, como ocurre en Andalucía o en Murcia, donde gobiernan los mismos partidos que en la Comunidad de Madrid. Volvemos a recordar que la Asamblea de Madrid en febrero de este año aprobó por unanimidad de todos los partidos una proposición no de ley que insta a la Consejería de Educación a revisar la Ley de Gratuidad para modificar su aplicación creando un nuevo marco que fomente las librerías de proximidad y dar preferencia a un sistema de ayuda directa a las familias, según el secretario de Gremio.

Seguiremos peleando por esto, esperando que la Consejería reembolse ya lo pendiente y poder reunirnos con el consejero de Educación, Enrique Ossorio”, concluye Pablo Bonet.